Juego de espejos.

17 JUNIO 2021

TERAPIA EMOCIONAL, TERAPIA ENERGÉTICA-ESPIRITUAL

Cuando nos miramos en el espejo vemos nuestra imagen reflejada. En ocasiones nos vemos bellos, atractivos, con buen aspecto, saludables, e incluso con una fuerza, capaces de comernos el mundo. Otras veces, al mirarnos, tenemos ojeras, mala cara, nos sentimos feos, y con ganas de volver a la cama.

Tanto si la imagen nuestra proyectada en el espejo es la que nos gusta, como si es la que no nos gusta, es nuestra imagen, es nuestra proyección. Somos nosotros en toda nuestra versatilidad, en toda nuestra gama cromática, en toda nuestra fortaleza y vulnerabilidad, en toda nuestra grandeza y nuestra pequeñez.

Nuestra imagen proyectada la vemos a todas horas en nuestra vida, nuestro subconsciente así nos ayuda a poder ver aquello que mantenemos oculto incluso a nosotros mismos. La mayoria de las personas no es consciente de esto y se dedica a ir por la vida borrando con un trapo aquello que no les gusta, bueno, mejor dicho, "intentando" borrarlo, porque no consiguen nada. Intentar cambiar fuera la imagen proyectada de nuestro subsconciente, es como mirarme en el espejo por la mañana e intentar borrar en él, el grano que me ha salido en la frente.

Esta forma que tenemos de actuar, nos provoca muchos problemas con los otros, vertimos todas nuestras creencias, valores, sentido de lo que está bien y de lo que está mal, en ellos. Algunos incluso defienden esto por encima de todo, y tristemente, no se dan cuenta que con un trapo intentan e intentan, limpiar el grano en el espejo.

Porque....aqui va algo para meditar esta noche...todo el rato nos estamos relacionando única y exclusivamente con nosotros mismos.

Si, asi es.Si me trato con cariño, veo cariño en el mundo, si confio en mí , me abro y confio en la vida, si soy honesto conmigo mismo, no veo engaño en nada, si me acepto tal y como soy en todas mis facetas, acepto lo que veo en mi mundo. Así es como funciona esta hermosa vida en la que estamos, como un juego de espejos para conocerme y experimentarme a mí mismo.

Para ver este contenido debe aceptar cookies.