Haciendo las paces con la vida.

15 JULIO 2021

TERAPIA ENERGÉTICA-ESPIRITUAL

Nos encontramos tristes, agotados, deprimidos, vacios, apáticos, enfadados, exaltados....y una innumerable lista de estados emocionales, a lo largo de nuestra vida. Solemos atribuirlo inmediatamente, sin ni siquiera analizarlo, a cualquier cosa que ocurre a nuestro alrededor. La mente busca una causa para solucionar ese problema.

Es importante analizar esto, la mente cree que existe un problema, al sentir una emoción, y como es su función, busca una solución. Ya hemos visto en anteriores artículos que no existe ningún problema en sentir lo que siento, en el momento que lo siento, al contrario, es tremendamente liberador y sanador.

Esa emoción suele  venir de un bloqueo emocional del  pasado que se vuelve a activar ante un recuerdo o hecho presente.

Pero también determinados estados emocionales que no nos resultan agradables, pueden venir de no ver la vida como es, de no confiar en ella, de resistirnos a ella. Esto ocurre por nuestro sistema de creencias, fuertemente arraigado en el subconsciente, que cree erroneamente que la vida se tiene que desarrollar de acuerdo a ese sistema de creencias, que ni siquiera hemos puesto en tela de juicio, sino solamente lo hemos aceptado como nuestro y como verdadero.

Pero si fuéramos capaces de ver la vida como realmente es, abundante, bella, llena de magia, de perfección, de sorpresa, de ilusión, si cada mañana nos levantaramos abiertos de par en par a lo que la vida nos trajera  y nos enseñara....todo sería muy diferente.

Si, la vida es sabia, sabe lo que necesitamos en cada momento, y lo que no, pero nuestro sistema de creencias, choca con ella. 

Nacemos, crecemos, envejecemos y morimos, y en lugar de fluir con la vida que nos puso aquí, nos la pasamos resistiéndola, nadando contra corriente, intentando cambiarla....y así se nos pasa la vida sin ni siquiera vivirla.

Porque....no será que la vida lo único que pide de nosotros...es que LA VIVAMOS...sin juicios y sin porqués.

Aqui os dejo esta reflexión, en este bello día de verano.

 

Para ver este contenido debe aceptar cookies.