APRENDIENDO A AMAR.

27 SEPTIEMBRE 2021

TERAPIA ENERGÉTICA-ESPIRITUAL

Una de las cosas más importantes que podemos hacer es nuestra vida es aprender a amar. Pero no a amar con minúsculas, sino a AMAR en mayúsculas. No tenemos ni idea de lo que significa AMAR, no porque no queramos, no porque no lo deseemos con todas nuestras fuerzas, y de hecho muchos se pasan gran parte de su vida buscando AMAR y ser AMADOS.

Sin embargo, a eso que solemos llamar "amar" es unicamente "querer".

Detrás de la palabra Querer hay un entramado psicológico interesante, queremos para sentirnos atendidos, para que cubran nuestras necesidades, para que atiendan nuestra heridas de la infancia, o nuestras heridas existenciales, para subir nuestra autoestima, para no sentirnos solos, para cubrir nuestras carencias, incluso algunos, para no tener la necesidad de mirarse uno mismo.

Y si pensais que esto no es verdad.... pensar porque las relaciones sentimentales duran tan poco, o porque son tan infelices, o porque se discute tanto en pareja, o porque son tan complicadas....

La forma de querer es diferente para cada ser humano, ya que en ese "querer" estamos realmente proyectando todo lo explicado anteriormente. Por esta razón, muchas personas vienen a consulta diciendo: mi pareja no me entiende, no me da lo que necesito, no es lo mismo que antes, no paramos de discutir, no hay manera de ponernos de acuerdo.

Y siempre será así, hasta que aprendamos a AMARNOS, en lugar de a QUERERNOS.

Pero a AMARNOS, hay que aprender, porque no sabemos hacerlo, nadie nos enseñó lo que es AMAR, y para ello necesitamos dos cosas: la primera reconocer que no sabemos como , aceptar nuestra ignorancia, y la segunda permitir que quien realmente somos, que el SER que habita en nosotros, nos enseñe a hacerlo, para ello,hay que retirar nuestra manera de "querer" .

Cuando se manifiesta en nosotros quien realmente somos, nos sentimos felices, plenos, llenos de nosotros mismos,  y ya no es necesario buscar nada fuera para sentirse amados. Esa energia es el AMOR, que nos conecta a todos, que existe en todo y en todos y que una vez permitimos que se manifieste en nosotros, somos capaces y solo entonces, de entregarlo a los demás. Sin juicio, sin esperar nada a cambio, sin chantaje, sin quejas, sino solo por el placer de compartir eso que tenemos dentro con los otros, el AMOR que somos.

Desde ahí , las relaciones con nosotros mismos y con los demás, se vuelven armónicas, equilibradas, sinceras, honestas y auténticas, creando un espacio en el que los seres humanos se pueden relacionar en libertad, sin apegos y necesidad.

Hoy os propongo que reconozcamos nuestra ignorancia a la hora de querernos, para que así pueda irse abriendo en nosotros poco a poco el AMOR que realmente somos.

Para ver este contenido debe aceptar cookies.