JUSTIFICAR LO QUE SIENTO.

18 OCTUBRE 2021

TERAPIA EMOCIONAL

Hoy quiero hablar del profundo miedo que tienen las personas a sus emociones, a sentir lo que sienten.Cada vez son más los que vienen a consulta intentando justificar todo aquello que sienten, su ira, su miedo, su tristeza, su desolación, su vacio, su ansiedad, su estres....

Cuando empiezo la terapia, siempre les digo, que no pasa nada por sentir lo que sienten, que como humanos, estamos llenos de diferentes estados emocionales. Cuando lo entienden de verdad, sueltan el profundo peso a los que les tiene sometida su mente, en su afán de justificar lo que sienten.

Lo importante, es no justificar porque nos sentimos así, sino simplemente sentir eso que sentimos, sin embargo la mente es lo primero que hace, buscar la causa de ese estado. Aunque parece lo lógico indagar y descubrir la causa de mi malestar, en realidad, es un engaño mental como tantos otros. Esta "justificación" de nuestro estado emocional, solo retira el foco de nosotros y lo pone fuera. Ahí  perdemos todo el poder de escucharnos, de sentirnos, de atendernos, porque no nos permitimos abrazar todos nuestros estados.

Las personas no entienden que para sentirnos bien con nosotros, verdaderamente bien,no podemos negar, dar la espalda o echar la responsabilidad de lo que sentimos fuera, sobretodo esas cosas que sentimos y no nos gustan. 

Cada vez que abrazamos, que respetamos, que escuchamos todo lo que sentimos, sea más o menos agradable, nos atendemos, nos empezamos a amar,de verdad.

Curiosamente cuando comenzamos a actuar así, es cuando nos empezamos a conocer, a saber que es lo que realmente queremos, lo que necesitamos, lo que nos hace fuertes y lo que nos hace vulnerables. Después, conforme vamos avanzando en este proceso, comenzamos a experimentar nuestro poder, nuestra responsabilidad y libertad, de decidir como me quiero sentir, como quiero actuar, como quiero estar en la vida. Y si avanzamos aún más, empezamos a entrar en un estado de equilibrio y paz, en el que "nos damos cuenta", que el verdadero bienestar, felicidad y plenitud del Ser humano, consiste en sentir en cada momento lo que sentimos, sin "justificar" porqué, ni como, ni rechazarlo.

Tan solo respira lo que sientes en tu cuerpo, escuchalo, atiendelo, dale su espacio y permite, que igual que ha venido, se vaya.

Para ver este contenido debe aceptar cookies.